Y pasó lo que tenía que pasar…Aunque el fútbol no es amigo de la lógica, esta vez sí se dio el paradigma. Los cruzados apabullaron al CDA con un contundente 4 a 1, que dejó al descubierto las falencias que aún mantiene el cuadro de Vergara.

Fue un partido de dos tiempos completamente diferentes. En el primero, el CDA nunca encontró su juego y se refugió en demasía en el mediocampo. En cambio, los cruzados fueron una tromba de principio a fin, ya que necesitaban con ansias los tres puntos. Así, era cuestión de tiempo, y a los 37, con el infortunio del autogol, los católicos se pusieron en ventaja, con un tanto atribuido a cordero. A los 40, un discutido penal de Rojas, servido por Silva, dejó las cosas 2 a 0 para la UC. Y ya el partido se ponía cuesta arriba.

Y cuando todos pensábamos que Vergara iba a reposicionar a los Pumas, vino el sorpresivo gol de silva a los dos minutos del segundo tiempo. Un 3 a 0 se hacía irremontable. A los 10 minutos, el ansiado descuento de salinas, puso la cuota de optimismo entre los Pumitas. El elenco de la Perla del Norte comenzó a acercarse con más prontitud al arco de Toselli, pero no fue suficiente. No había claridad en los ataques, y todo se ponía cuesta arriba, en tanto que los ataques cruzados arreciaban cada vez más poniendo al arquero Puma en un papel preponderante, con unas atajadas realmente increíbles. Así casi a los 45, otro penal discutido y ahora es Cristian Alvarez el que fusila al meta puma, dejando las cosas 4 para los cruzados y 1 para los Pumas.

Así terminaba la historia. Así terminaba la ilusión del CDA de vencer a la UC y seguir avanzando en la tabla de posiciones. Así finalizaba también la esperanza de la hinchada albiceleste que pensaba que venía el repunte definitivo… Al parecer, hay que seguir esperando a que vengan vientos mejores para la oncena Puma.

Loading Facebook Comments ...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.